El uso de modelos teóricos en catálisis heterogénea: por qué usamos ordenadores