COV: ¿Rebelión contra el cambio climático?