Los laboratorios químicos, estancias sagradas