¿Estaba Chistian Anfinsen en lo cierto?