Otro modo de contribuir al progreso de la química: las patentes