Bohr: cien años de estados estacionarios