El icono de los químicos: la tabla periódica de los elementos